Excursiones Infantiles en Huesca

CASTILLO-COLEGIATA DE ALQUEZAR

CASTILLO-COLEGIATA DE ALQUEZAR

 Ubicación:

 Alquezar

 Visita:

 En Alquezar los pequeños podrán correr por un castillo imponente, dejando volar su imaginación, y disfrutarán de la visión de  los acantilados que se levantan sobre el río Vero. La subida al castillo es algo empinada pero no hay ningún problema para que los pequeños puedan subir.

 Alquezar es uno de los municipios más bonitos de Huesca, e incluso de Aragón. Un lugar sorprendente en el que la historia y el arte, rebosa por cada rincón  El pueblo en su conjunto nos conquistará al pasear por sus calles. No podemos dejar de ver:

El  Mirador ‘Sonrisa al viento’

Desde este mirador obtenemos una primera visión panorámica de la monumental villa de Alquezar y del último tramo del profundo cañón del río Vero, antes de que sus aguas, tras abandonar la Sierra de Guara, se adentren en las fértiles y dulces tierras de los somontanos.

Enfrente, en lo más alto de una roca solitaria rodeada por profundos barrancos, se alza la fortaleza, levantada por los reyes cristianos después de haber sido arrebatada a los musulmanes en el siglo XI.

 La Iglesia de San Miguel

En uno de los extremos de la localidad se encuentra la parroquial de San Miguel Arcángel. Sobre un templo anterior, que fue derribado, se comenzó a construir el actual en 1681 y finalizado en 1708.

 Es una obra de carácter popular en la que llama poderosamente la atención la robustez y sobriedad del exterior, así como el armonioso juego de volúmenes y tejadillos, lo que dificulta adivinar que se trata de un edificio barroco. Por el contrario, el interior de la nave cubierta con bóveda de cañón y lunetos sí que se ajusta a dicho estilo artístico. La práctica totalidad de los retablos y otros objetos litúrgicos que poseía fueron destruidos en la Guerra Civil española, lo que explica la escasa decoración interior. Tan sólo pudo conservarse la parte superior del gran retablo mayor de estilo barroco.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos de C. Planas

 El Mirador O´Bicón

En la plaza Cruz de Buil, tomando la Calle Baja, se accede al mirador O´Bicón para poder admirar una magnífica vista del último tramo del cañón del río Vero después de atravesar las sierras prepirenaicas. Las aguas del río Vero que discurren por el fondo del barranco fueron capaces, en otros tiempos, de mover las turbinas de una vieja central hidroeléctrica y las pesadas piedras del molino de Fuentebaños, situado aguas abajo de este lugar.

 El rumor de las aguas del Vero, que se abre paso entre grandes rocas, nos acompañará mientras disfrutamos de este bellísimo rincón del Somontano.

 Plaza Mayor

Nos encontramos en el corazón de la villa, la antigua Plaza Mayor. Se trata de una hermosa y recoleta plaza porticada, bajo cuyos soportales, unos con arcos de medio punto y otros adintelados, se situaban los comerciantes y artesanos que vendían sus productos venidos de las tierras llanas y de las montañas.

 Alquézar llegó a contar con el privilegio de celebrar un mercado semanal y una feria anual desde 1528, año en el que Carlos V aprobó esta concesión a la villa. Tal hecho permitió que Alquézar iniciara una nueva etapa de esplendor y florecimiento.

La Portada Gótica

Alquézar contó en sus orígenes con tres puertas que daban acceso al interior del recinto urbano, pero de todas ellas sólo se conserva este bello portalón gótico. Mientras que en uno de sus extremos fue levantado un arco de medio punto, en el otro frente se optó por un arco apuntado y coronado por el escudo de la villa, formado por tres torres de un solo castillo que recuerda el origen militar de la localidad.

 Dado que Alquézar fue durante varios siglos un importante centro comercial, se cobraba impuestos a los mercaderes que deseaban vender sus productos en la plaza porticada; para evitar su entrada durante la noche se cerraban todas las puertas que daban acceso al pueblo.

Ermita de Nuestra Señora de las Nieves

En la Calle Pedro Arnal Cavero y poco antes de alcanzar la porticada Plaza Mayor, se encuentra la pequeña ermita de Nuestra Señora de las Nieves. Su fachada fue edificada por canteros del siglo XVII siguiendo modelos de la arquitectura religiosa popular. Junto a la ermita puede verse una jamba perteneciente a una antigua puerta hoy inutilizada y en la que aparecen grabadas las siluetas de dos zapatos. Tal vez fue éste el lugar en el que ejerció su oficio algún zapatero que ya nadie recuerda.

Museo

En el conjunto urbano medieval de Alquézar existe una magnífica casa somontanesa del siglo XVII que acoge el museo. Visitando las diferentes dependencias, como es el patio, la cocina, la alcoba, la bodega o las cuadras, es posible conocer las formas de vida de los habitantes de los pueblos de estas montañas y somontanos hasta mediados del siglo XX.

La extensa variedad de aperos de labranza y objetos domésticos, nos hablan de las tradiciones y los trabajos cotidianos, tanto en el hogar como en el campo: la siega, la recolección de la uva y de la oliva, el tejido de fibras vegetales, trabajos artesanos…

Los cimientos de la casa atesoran el elemento más singular y destacado del museo, un molino de aceite medieval excavado en la roca calcárea.

Descripción:

El castillo de Alquezar es en realidad un conjunto castillo-colegiata, declarado Conjunto Histórico Artístico, situado sobre una peña rojiza de gran belleza, situado en un extremo de la población. El espectacular conjunto está protegido por una larga muralla en forma de línea quebrada, con una características almenas puntiagudas, y reforzado por os torreones intermedios en los lados sur y oeste. Los otros dos lados del castillo de Alquezar son realmente inexpugnables, ya que están protegidos por unos espectaculares acantilados en cuyo fondo fluye el río Vero.

El acceso al castillo se lleva a cabo por una puerta de grandes dimensiones, protegida por un espectacular sistema defensivo, compuesto de una rampa escalonada defendida por una doble muralla almenada y tres torreones, formando un triangulo defensivo, que hace prácticamente imposible el acceso a los enemigos. Así de las tres torres de la entrada, la exenta es de obra robusta.

Después de acceder al castillo de Alquezar el primer edificio singular es el “palacio”, que era un edificio para conservar material agrícola, al que se entra por una estrecha puerta de arco apuntado, encima de la cual hay un relieve gótico del siglo XV con las figuras de las santas Nunila y Alodia. A continuación de este edificio se encuentra una torre albarrana, de planta cuadrada y con una ventana semicircular, donde arranca la muralla exterior que lleva hasta los acantilados.

En el interior del castillo se construyo en el siglo XVI una iglesia de estilo gótico tardío, cuyo claustro en románico, con forma de planta trapezoidal, con las paredes decoradas con pinturas de los siglos XV y XVI, y con bóvedas de crucería.

Finalmente, en la parte alta del conjunto castillo-abadía, se encuentra los restos del antiguo castillo musulmán que fue el origen de este espectacular lugar, junto al castillo, que conserva su aparejo de mampostería y las almenas originales además de restos de dos de sus torres rectangulares, se encuentra la iglesia de Santa María Magdalena.

Leyendas:

Una de las leyendas sostiene que un malvado rey moro exigió los favores de la joven más bella de Alquézar con amenaza de muerte para sus familiares si no atendía sus propósitos. Los vecinos, cansados de tanto abuso, se reunieron la noche anterior a la finalización del plazo para tramar un plan. La misma joven decidió recogerse sus largos cabellos y esconder en su interior una daga con la que daría muerte al rey. Al día siguiente accedió a sus maravillosos aposentos rodeada de lujos inimaginables y en un momento de soledad le arrancó la cabeza y la mostró desde uno de los balcones de la fortaleza a sus soldados. Estos, asustados, montaron en sus caballos y huyeron del castillo, pero en el fragor de la huida los desgraciados animales se precipitaron por un barranco.

Sin embargo la historia más conocida es la de Nunilo y Alodia, que estuvieron cautivas en el castillo antes de ser condenadas a muerte por no renunciar a la fe cristiana. Finalmente fueron decapitadas en el año 851.


Localización:

Información:

Visitas guiada colegiata.
Horario de invierno:(octubre-abril) con el cambio de hora
11h-13:00h y de 16:00h-18:00h

Horario de verano:(abril-octubre)
11h-13:30h y 16:30h-19:30h

Tels.: 974 318 267 y 669 681 044

 

Información obtenida de http://www.castillosdearagon.es/?sec=6&fort=70

Anuncios

« SOMONTANO


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: